Más de 30 años de historia familiar

Jos Verhoeven fundó el negocio en 1973 y, como si de algo genético se tratara, lo transmitió a sus hijos Marc y Luc, quienes, desde niños, están familiarizados con la atmósfera del trabajo en el taller. Han sido los únicos en Bélgica- y en el mundo- en obtener con éxito el certificado de fabricantes de billares. Velan por la extraordinaria calidad de los billares que fabrican.Ello guarda relación con la experiencia acumulada a lo largo de numerosos años, así como con el especial cuidado por los detalles: la fijación del paño, las originales placas de pizarra italiana de 5cm de espesor, las bandas de goma en todos los modelos de billar y su sujeción, unos de los secretos mejor guardados de Verhoeven (la calidad de esas bandas Kléber Klematch P37 para todos los billares, es sometida al control de Verhoeven). El taller posee una atmósfera particular. La de los especialistas, la de los profesionales del ramo que trabajan en cuerpo y alma para ofrecer a su sector de mercado lo mejor. Los materiales almacenados –placas de toda clase de madera, piezas metálicas, bandas de goma- esperan pasar a manos diestras y herramientas adecuadas. Puede descubrir billares originales de un pasado lejano. La calidad distinguida de las mesas ‘antiguas’ se vuelve a encontrar en las creaciones más recientes.

Mesas de billar de alta calidad


‘Precisión’ representa para Biljarts Verhoeven un lema y una misión. Todas las piezas y materiales son tratados y montados con el maximo cuidado, hasta en los mínimos detalles. El producto consiste en 70% de trabajo manual. La electión del paño Iwan Simonis garantiza un mejor rendimiento para conseguir una rodadura y velocidad perfectas. Únicamente la mejor madera es seleccionada y tratada en el propio taller. Las originales placas de pizarra italianas son niveladas de forma exacta hasta el 18/100 de un milimetro. Una oferta razonable que cumple los deseos de todo jugador de billar, incluyendo a los campeones del mundo.